10 jul. 2006

Llueve Sangre



Raining blood Llueve Sangre
From a lacerated sky De un cielo lacerado
Bleeding its horror Sangrando su horror
Creating my structure Creando mi estructura
Now I shall reign in blood! Ahora reinaré en sangre!

Slayer "Raining Blood".

Desde el arte cantamos a la muerte. Slayer es un gran exponente de la adoración a la muerte y al demonio a través de la música.

Un aspecto interesante de este fenómeno de manifestación de fascinación por la muerte es de que manera se concibe este aspecto subjetivo de la muerte. En la foto de la cubierta del disco "reinado en sangre" podemos ver que imágenes se asocian en esta dimensión de la expresión artística de la banda. Lo sustantivo de Slayer es su música. Lo sorprendente es la energía, que la música hace brotar pulsionalmente del oyente.

Muy probablemente cuando uno corea un estribillo de slayer que tal vez pueda terminar en "y morir (you die!!!)" quiera efectivamente -en ese mismo momento- morir. En otras palabras escuchar Slayer te da ganas de morirte. No lo digo en sentido metafórico sino más bien literal. Pero lo interesante del caso es que en estos casos -escuchando Slayer- que tenés ganas de morir, no es algo que sentís con miedo o pena sino con placer. Esta es la razón por la que me gusta Slayer. Son un banda increible que toca una música espectacular con una energía tremenda y gritan la palabra muerte cada dos estrofas. Y Vos cantás los estribillos y te entusiasmás gritando muerte. Está bueno poder sentir eso por la muerte. Poder disfrutar o encontrar goce en aquello tan inevitable y que forma parte cotidiana de nuestras vidas.
Slayer es una forma de la expresión artística para benerar a la muerte. Una muy buena por cierto. Rítmo, poder y sonido aplanador.

En fin, no vale la pena que les siga hablando de Slayer, deberían escuchar algo. La conclusión de todo este asunto es que aunque no lo notemos la adoración a la muerte está muy presente en el arte y en nuestras vidas. Existe una clara fascinación por la muerte que en nuestras sociedades necesitan ser veladas por el arte, en este caso el Heavy Metal. No es coincidencia que otras grandes bandas de este género tengan nombres como Death, Megadeath, Anthrax, Carcass, etc.
Utilizamos estas formas para poder lidear o permitir canalizar esa pulsión.
El Heavy metal es una buena forma de canalizar las ansiedades del ineludible hecho que en algún momento dejaremos de vivr.
Viva el Metal!

5 jul. 2006

Amor por la Muerte


Existe una fascinación por la muerte. Es inevitable el hecho de que vivimos para morir. Pero incluso existen casos en los que se vive devotamente para la muerte. No es desconocida la labor de la muerte en la historia de la humanidad. Existe una actividad humana ligada a la muerte. Esta actividad es muy diversa y presenta distintas formas. Estas se pueden apreciar mediante las manifestaciones de adoración basadas en la incertidumbre de la muerte.

Las normas de civilidad y convivencia de toda sociedad son una imposición coercitiva a las pusiones amorfas de los sujetos. En la teoría psicoanalítica de Melanie Klein el sadísmo es uno de los primeros impulsos del recién nacido. Es solo a través de la capacidad de poder expulsar ese sadismo hacia un objeto exterior y ajeno que se dinamiza el proceso de desarrollo del infante.

Este supuesto es el que hace detenernos a explorar eso tan inmediato y cercano a nosotros que escrupulosamente enterramos en el fondo de nuestra conciencia. ¿Como es aquella cosa que siempre ponemos distante y oculta pero que reconocemos en nuestros sueños con tanta naturalidad? Algo que aparece como ajeno pero nos es tan propio.

Justamente a esto nos dedicaremos aquí. Desde un punto de vista profundo y tribial. Desde la guerra en Irak hasta las películas de acción en las que hacean explotar cosas. Desde los jueguitos de guerra hasta Clawsevitz. Desde las expresiones ideomáticas hasta los cantitos de cancha. Un espacio para detenerse a ver como se nos pasa la vida.